TRAS LA PISTA DEL RETROCESO GLACIAR

¿Podemos ver indicios del cambio climático a simple vista? Obviamente no, pues el clima requiere estudios robustos a largo plazo. Sin embargo, cada vez que veo algunas de las muchas muestras del retroceso de un glaciar no puedo dejar de preguntarme: ¿Cuánto tiempo le queda?

Las Rocosas Canadienses ofrecen varios ejemplos claros del retroceso glaciar durante el siglo XX. Las muestras no pasan desapercibidas al ojo despierto. A lo largo de los 288 kilometros que separan Jasper y Banff, los Parques Nacionales con la mayor altura de las Montañas Rocosas Canadienses, la glaciología muestra la cruda realidad de un retroceso glaciar preocupante.

El campo de hielo de la Columbia Británica está situado entre ambos parques nacionales. Con 325 Km2 de extensión, es una de las masas de hielo más amplias por debajo del círculo polar ártico, y una de las muestras más preocupantes de este retroceso. El Glaciar Athabasca, mientras es recorrido por autobuses todo terreno llenos de turistas, muestra con dureza (como se aprecia en las fotografías y paneles explicativos), el retroceso de 1,5 kms y la mitad de su volumen en los últimos 125 años. Un parking ocupa parte del lugar que ha dejado el glaciar.

Athabasca Glacier 2
Comparación del glaciar actual con una fotografia historica en el Parque Nacional Jasper
Athabasca Glacier
Vista del glaciar Athabasca desde el centro de visitantes del Columbia Icefield

 

Parques Nacionales de Canadá ha creado este video de apenas tres minutos sobre el retroceso del glaciar Athabasca en los últimos años.

 

Las muestras del retroceso glaciar se pueden observar también en un museo local de la localidad de Banff. El Whyte Museum ofrece una exposición fotográfica incluyendo fotografías realizadas por varias generaciones de la familia Vaux a inicios del siglo XX y XXI. Las mismas permiten ver el dinamismo glaciar de los últimos 100 años. El glaciar Peyto (como se aprecia en la imagen), ha perdido un porcentaje muy considerable de su masa, que se ha estimado en un 70% desde que se investigó por primera vez.

Fotografias del glaciar Peyto de la familia Vaux
Fotografías del glaciar Peyto realizadas por la familia Vaux y expuestas en el Whyte Museum de Banff.

 

Además de los retrocesos glaciares “paulatinos” (a escala humana), en otras ocasiones podemos econtrarnos con cambios mucho más repentinos. Los fenomenos naturales en ocasiones suceden de manera muy rápida e impredecible, lo que es especialmente evidente en glaciares colgados. Junto al Angel Glacier en el Parque Nacional de Jasper, la noche del 10 de agosto del 2012 cayó la mayor parte del Ghost glacier, provocando una inundación repentina sobre un popular sendero y el cierre de la carretera de acceso. Se ha estimado que el 60% del glaciar se desprendió durante ese día. Aquí se pueden ver fotos del día posterior a la caída del glaciar.

Ghost Glacier Ghost Glacier 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Junto a estos ejemplos que se pueden encontrar en los centros de visitantes, museos, o acercándonos a los glaciares, existen varios estudios científicos que muestran un análisis nada esperanzador. El trabajo de Koch y colaboradores de 2014, encontró que los glaciares occidentales de Canadá tienen actualmente la menor extensión en miles de años. Otro estudio, realizado por Beedle y colaboradores en 2015 sobre los glaciares en las montañas de Cariboo, analizó 33 glaciares entre 1952 y 2005 encontrando un retroceso medio del -19%.

Muchos autores y estudios afirman que las montañas son un indicador temprano del cambio climático. Las Montañas Rocosas de Canadá lo confirman. El ojo atento no se quedará indiferente ante los cambios que nos muestra el paisaje de montaña y glaciar, y los que vendrán en el futuro.

Referencias

Para más información, el Northern Rocky Mountain Science Center (NOROCK) ha realizado múltiples investigaciones sobre los glaciares en esta zona que se detallan aquí.

 

Seguir Ignacio Palomo:

Investigador Post-doctoral en el Basque Centre for Climate Change e investigador asociado del Laboratorio de Socioecosistemas de la Universidad Autónoma de Madrid

Dejar una opinión