• Cerro San Pedro desde Peñarubia

¿HACIA DONDE VA LA ECOLOGÍA ALPINA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA?

publicado en: Conservación | 3

La Ecología es una ciencia difícil de definir. La invención del término ökologie se atribuye a Ernst Haeckel y significa literalmente “estudio (logos) del hogar (oikos)”.  Unos años más tarde Ramón Margalef la definió como la “biología de los ecosistemas” y aún hoy su ámbito de estudio conlleva apasionados debates en más de una cafetería universitaria.

En un interesante estudio reciente publicado en la revista de libre acceso Mountain Research and Development, un grupo de ecólogos alpinos revisa el estado de esta disciplina. El trabajo se basa en el análisis de las presentaciones del Simposio de Ecología Alpina celebrado en Pamplona en mayo de 2013 y en una revisión de la literatura científica. Los resultados del estudio muestran el auge de la disciplina de la Ecología Alpina, la concentración de estudios en los Pirineos y la ausencia de estudios sobre socio-ecología alpina. Esto último se debe probablemente a un efecto del muestreo utilizado (cómo indican los autores del estudio las palabras utilizadas en la búsqueda fueron “alpine” y “spain”, mientras que “mountain”, más común en determinadas disciplinas, no entró en la búsqueda). Sin embargo otros estudios corroboran la tendencia de que los aspectos sociales y ecológicos no se suelen integrar en estudios de ecología alpina (Björnsen Gurung et al 2012).

Ante esto, el grupo de autores sugiere cuatro direcciones para el avance de la disciplina: (1) identificar los impulsores de cambio sobre los sistemas alpinos; (2) analizar los efectos de los impulsores de cambio; (3) desarrollar sistemas de monitoreo a gran escala, y (4) implementar una gestión adaptativa. Entre las conclusiones del artículo, los autores demandan la utilización de un nuevo marco que integre los aspectos sociales con los ecológicos y cree puentes entre ambas disciplinas, además de fomentar el trabajo conjunto de investigadores, gestores y público para la sostenibilidad de los sistemas alpinos en la península ibérica. De esta forma, parece que algo que se venía diciendo desde hace varios años en la ecología (Mascia et al., 2003) tiene eco en las montañas, demostrando lo que ya intuíamos: su resiliencia, aunque no por mucho tiempo, ante los cambios que ocurren aquí abajo.

Referencias

Barrio IC, et al. 2013. Alpine Ecology in the Iberian Peninsula: What Do We Know, and What Do We Need to Learn? Mountain Research and Development, 33(4):437-442. 2013.

Björnsen Gurung A, et al. 2012. Global change and the world’s mountains—Research needs and emerging themes for sustainable development. Mountain Research and Development 32: S47–S54.

Mascia MB, et al. 2003. Conservation and the social sciences. Conservation Biology 17(3): 649-650.

3 Responses

Dejar una opinión