PROTEGIENDO MONTAÑAS

publicado en: Conservación | 0

Enlazando con la entrada anterior… ¿qué porcentaje de las regiones de montaña está protegido?, ¿qué cordilleras tienen mayor protección?, ¿qué países protegen mejor sus montañas? Estas y otras preguntas, nos las responden un grupo de autores en un reciente artículo de la revista Biological Conservation.

Ante la continua pérdida de biodiversidad, la convención para la diversidad biológica ha fijado el objetivo de tener el 17% de la superficie terrestre bajo alguna categoría de protección para el año 2020 (ahora estamos entorno al 13%). Las regiones de montaña ocupan el 27% de la superficie terrestre y albergan al 22% de la población mundial. Constituyen un elemento clave a proteger dados los servicios de los ecosistemas que generan (entre ellos el abastecimiento de agua), y la elevada biodiversidad que albergan. La mitad de los puntos calientes de biodiversidad del planeta están en regiones de montaña.

Los investigadores encontraron que el 16,9% de las regiones de montaña se encuentra bajo alguna categoría de protección. Es más, de todas las áreas protegidas, el 32,4% se encuentran en regiones de montaña. Aunque de forma agregada, este resultado nos situaría casi en el 17% demandado, desagregando vemos que aún queda por hacer. El 19% del territorio montañoso por país está protegido, aunque el 63% de los países no llega a tener el 17% de las regiones de montaña protegidas. Respecto a las ecoregiones de montaña, las más protegidas son el norte de Sudamérica, seguido del oeste de América del Norte, el este de África, el Himalaya y el sudeste asiático. Las ecoregiones de montaña menos protegidas son el este de América del Norte, el sur de Sudamérica, grandes áreas en África y Asia continental.

Aquí puedes acceder al resumen del artículo, que aparece citado abajo.

-Rodríguez-Rodríguez, D., Bomhard, B., Butchart, S. H. M., & Foster, M. N. (2011). Progress towards international targets for protected area coverage in mountains: A multi-scale assessment. Biological Conservation, 144, 2978-2983.

Dejar una opinión