¿Se puede adaptar la alta montaña al cambio climático?

Muchas dudas y algunas propuestas hemos compartido esta semana durante el seminario sobre la integración de la adaptación al cambio climático en la planificación y la gestión de las áreas protegidas en España organizado por EUROPARC-España (Valsain, 4-5 abril). Tras la certeza de los impactos que ya estamos viviendo debidos al cambio climático, queda la incertidumbre de cómo será la magnitud y forma estos en el futuro. Si ya es dificil predecir cuanto aumentará la temperatura del planeta, aún lo es más entender como las especies y los ecosistemas se verán afectados por estos cambios, y cómo será su capacidad de adaptación.

Nuestro grupo de trabajo del seminario debatió sobre la adapación de las áreas protegidas de alta montaña ante el cambio climático. Por razones prácticas se fijó cómo alta montaña la situada por encima del límite árboreo. Uno de los ejercicios grupales consistió en identificar las especies, hábitats y servicios de los ecosistemas vulnerables ante el cambio climático.

-Especies: Puesto que la lista podría ser inmensa, decidimos centrarnos en criterios para considerar especies vulnerables, entre los que se destacó la endemicidad, la capacidad de dispersión, la diversidad funcional y la vulnerabilidad de las especies, algunas de las cuales son sensibles de forma temprana al cambio climático (como los anfibios).

-Hábitats: En este caso se destacaron los prados de alta montaña, los lagos y lagunas y los sistemas asociados al hielo/nieve cómo los glaciares y zonas con presencia de permafrost.

-Servicios de los ecosistemás: Entre las contribuciones de estos ecosistemas al bienestar humano destacamos el abastecimiento de agua, la regulación hídrica, el control de la erosión y el uso recreativo del hielo/nieve. Por supuesto respecto a este último servicio surgió el debate sobre el impacto de estas actividades destacando otras como el esquí de travesía y de fondo que tienen un impacto menor.

Red Natura 2000

En la siguiente actividad propusimos una serie de objetivos para mejorar la adaptación de las áreas protegidas de alta montaña ante el cambio climático que fueron:

-Aumentar nuestro conocimiento sobre sobre los cambios que vendrán y sus implicaciones sobre la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas

-Aumentar la resiliencia socio-ecológica para potenciar la adaptación al cambio climático

-Analizar la viabilidad de la conservación de los ecosistemas de montaña y entender dónde es posible la gestión activa del territorio y en qué lugares esa gestión activa podría llevar a emplear demasiados recursos

-Aumentar la flexibilidad de los instrumentos de gestión

-Concieciar a la ciudadanía de la fragilidad de los ecosistemas de alta montaña e implicarla en la conservación (por ejemplo a través de ciencia ciudadana)

El seminario está enmarcado dentro del proyecto que desarrollan lFundación Fernando González Bernáldez y EUROPARC-España por encargo de la Oficina Española de Cambio Climático llamado “La integración de la adaptación al cambio climático en la planificación y la gestión de las áreas protegidas en España” del que podeis encontrar más detalles aquí. Varios de los grupos incluyeron además del cambio climático el cambio global, puesto que sus efectos son en algunos casos mayores que los del cambio climático. En resumen, muy contento de haber compartido estos dos días con gente que, a pesar de la complejidad y la incertidumbre, sigue con ganas de entender los cambios que vendrán y facilitar la adaptación a los mismos.

 

 

Seguir Ignacio Palomo:

Investigador Post-doctoral en el Basque Centre for Climate Change e investigador asociado del Laboratorio de Socioecosistemas de la Universidad Autónoma de Madrid

7 Respuestas

  1. Rosa Fernández-Arroyo

    Hola Nacho!! Opino que la pregunta pertinente en este caso sería más bien: ¿Podremos adaptarnos las comunidades humanas al conjunto de alteraciones que sufrirán los ecosistemas de la alta montaña como consecuencia del cambio climático/cambio global?

    Está claro que los ecosistemas de alta montaña cambiarán, porque cambiará su composición de especies (unas se adaptarán, otras sucumbirán, llegarán otras nuevas…) y dependiendo de los desequilibrios locales que puedan producirse, podrían también darse casos extremos en los que se produzca una degradación fatal de las condiciones para la supervivencia de algunos ecosistemas. Tanto que hablar sobre esto, y tantas cosas que ya se están viendo….!!! Un abrazo guadarrameño

    • Hola Rosa!! Por supuesto. Nuestra dependencia de y relación con los ecosistemas de alta montaña (y el resto de ecosistemas), hace que cualquier alteración en los mismos nos afecte, de una u otra manera. De ahí las propuestas de aumentar la resiliencia socio-ecológica, incluyendo los aspectos sociales. En Sierra Nevada por ejemplo ya se ha puesto en práctica con la restauración de algunos sistemas de acequias, pero es necesario seguir haciendo y como dices, seguir hablando sobre esto! Creo que el equilibrio entre un título breve y con gancho, y uno que se entienda bien es dificil de encontrar, pero por supuesto al pensar en la alta montaña también me imagino a las comunidades humanas que interactuamos con la Sierra. Un abrazo y gracias por compartir tus reflexiones!!!

      • Rosa Fernández-Arroyo

        Totalmente de acuerdo, como siempre.
        También percibo que la gente no suele comprender que los ecosistemas de montaña son frágiles, vulnerables, poco resistentes y poco resilientes, y que el cambio global (en el que hay que incluir la presión humana) incrementa todas estas vulnerabilidades, reduciendo la capacidad de estos ecosistemas de prestar servicios ambientales. La gente demanda cada vez más de estos servicios ecosistémicos (recreativos, de ocio…) pero cada vez está menos dispuesta a aceptar límites para que estos servicios ecosistémicos se mantengan. Tenemos una paradoja perdedora. En fin! Abrazo!!

        • Desde luego. En los últimos dos años con las alarmantes temperaturas medias tengo la sensación de que más gente de todo tipo está empezando a percibir el problema. En cualquier caso, en relación a la alta montaña, creo que los cambios de los últimos años son inegables para todos los que interaccionan en este medio (glaciares, hielo, innivación, etc.). De ahí la obligación de comunicar estos cambios y la necesidad de aceptar ciertos límites para que podamos seguir disfrutando de los ecosistemas como dices. Habrá que seguir trabajando por ello! Abrazos!

  2. Idoia (Observatorio Pirenaico de Cambio Climático)

    Gracias Ignacio por el post y un placer haber participado en el grupo de trabajo. Saludos pirenaicos.

  3. Ignacio Henares

    Un buen resumen de las cosas que tenemos claras y de las que tenemos oscuras. Saludos

  4. Muchas gracias a vosotros por los comentarios y la interesante discusión durante el seminario!

Dejar una opinión